Mi madre

Mi madre -Anabelle Phéfunchal (sí, por cosas de la Municipalidad, su apellido y el mío se escriben distinto)- amaba el arte en cualquiera de sus expresiones, revisando un fólder con sus fotos, los recortes de prensa y mi memoria, doy cuenta que aparte del teatro, entre sus dotes artísticas estaban: la pintura –realizó varias exposiciones-, el canto –tenía una voz hermosa que se escuchaba a dos cuadras de distancia cuando ensayaba en el conservatorio-, la escritura de cuentos y poemas, la escultura y la actuación en televisión -participó como parte del elenco en una novela en México-. De ella aprendí a escribir las historias que se me ocurrían, tengo un baúl lleno de sus cuentos. Sus historias eran maravillosas. Recuerdo y guardo celosamente en la memoria –y parte en el baúl- la historia del Gatito Azul que atormentaba a una momia-embajador, lo asustaba y le dejaba notitas –sí, el gato escribía-, era una especie de justiciero en el mundo de la diplomacia; pero más que nada la pasión de mi mamá era el teatro. Fuera donde fuera, ella era actriz. Arriba o abajo del escenario, sus gestos, su postura, su forma de caminar, de hablar, era histriónica, maravillosa, fuerte, amplia. Tenía una voz grandiosa y unos ojos que al momento de contar cuentos, eran mejor que cualquier televisión, cualquier libro de imágenes, mejor que las radionovelas.

En el fólder encontré recortes de prensa, programas de teatro y por supuesto, fotos de mi madre en el escenario. Simple y sencillamente hermosa. Solamente la vi actuar una vez en los Cenci basada en una novela de Standhal por allí del año 1983 –extraño, pero los gobiernos autoritarios apoyaban más este tipo de actividades-, luego no volvió a actuar a pesar de que la acompañé por muchos años a ensayos, pero el teatro serio -y no de comedia barata- ya no tenía cabida. De cualquier manera, ella siempre actuaba, siempre repetía fragmentos completos de sus obras favoritas y nos hacía repetirlas a mi hermano y a mí, que aún recordamos, cada uno las que más le impactó. Estas fotos son de algunas de las obras en las que actuó:


La Zorra y las Uvas de Guilherme Figuereido




El Auto Sacramental: El Pleito matrimonial entre el Alma y el Cuerpo. Al pie de la foto dice: “Me apasiona precisamente el papel del Alma, por el verso, que es algo que yo siento en el más íntimo deleite”, dijo Anabelle Phéfunchal a nuestro compañero José Luis Palma


El Príncipe del Escorial de Kurt Besci, en que compartió la escena con algunos otros personajes de mi infancia: Carlos Obregón, Carlos Menkos-Deka –de los cuales guardo muy vagos recuerdos- y Roberto Oliva, ingeniero, escritor y actor.



De izquierda a derecha: Roberto Oliva como Inquisidor del Santo Oficio, Carlos Obregón en el papel del Infante Carlos y mi madre como Isabel de Valois.



Posted by Picasa

Carlos Mencos Deka como Felipe II y –de nuevo- mi madre.

Hay muchas otras fotos, pero las dejaré para otra ocasión, actuó también en La Cantante Calva de Ionesco, durante muchos años jugamos a ser los Smith. Qué buenos recuerdos tengo para esta noche. Gracias Rafa por animarme a escribir sobre esto, luego les contaré de mi madre como Madrina de Ingeniería, escritora de el Gráfico, pintora, traductora en New York.

P.S.: Mi hermano tiene razón (en una conversaón por el gmail.), si bien Standhal escribió sobre los Cenci, la obra de teatro en la que participó mi madre , fue escrita por Antonin Artaud: Los Cenci o Los poseídos.

Comentarios

Rafael Menjivar Ochoa ha dicho que…
Chido que tengas tantas cosas buenas de tu mamá.
sandra aguilar ha dicho que…
pues en serio qué envidia de infancia la tuya, digo en el buen sentido, que maravilla de mujer tu mamá.

P.D. Gracias por ofrecerte a hospedar a esta pobre alma en pena :)jejeje
Denise Phé Funchal ha dicho que…
Rafa: pos si, no sólo tengo cosas sobre ella, sino que cada año que pasa me parezco más en muchas cosas.

Sandra: ahhh la infancia fue maravillosa, me llevaba a los ensayos por la noche y en la mañana me dormía en el colegio, jeje.
Aldebarán ha dicho que…
Nuevamente, gracias a Rafael, que si no te impulsa un poco, no sabríamos nada de tu mamá.

Con lo de la dormida en las mañanas en el colegio, no creo que te hayan perjudicado mucho.

saludos
Denise Phé Funchal ha dicho que…
Hola Aldebarán, y sí, a veces uno tiende a no acordarse de dónde viene y ya ves, la historia puede ser maravillosa, especialmente el redescubrirla.
Con lo de las clases, fijate que justo el año en que se presentó Los Cenci, me eché el año, claro que no fue sólo la cuajada en las clases...
Gracias por pasar, un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Al parecer, lo linda y talentosa te viene en la sangre!!!!
Ricardo ha dicho que…
Qué buena onda, bonito este post. Es bueno conocerte más.
Denise Phé Funchal ha dicho que…
Hola Ricardo: gracias por pasar y por el comentario. Espero verlos el último fin de semana de enero, tengo los lunes libres así que espero llegar para un taller de domingo.
Nancy ha dicho que…
Gran mujer tu mamà, me imagino que la disfrutaste muchisìmo..
Vanessa ha dicho que…
No había pasado porque como sabrás andaba en El Salvador, pero me has dejado fría... así que ya estas tomando un poco de la receta? Sí funciona. Claro que sí. Un abrazo y me quedo esperando más.
Denise Phé Funchal ha dicho que…
Nancy y Vanessa: gracias por los comentarios. :)
José ha dicho que…
Maravilloso... aún hacés lo de siempre cuando leés teatro? la última vez que te vi en "escenario" fue hace cuánto vos? te acordás de: Pero, entonces, ¿cómo es posible que el doctor saliera bien de la operación y Parker muriera a consecuencia de ella?

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1