Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

El simulacro y otras curiosidades policiales

Hoy, mientras la mara se divertía viendo alguna de las licas del ícaro, se disfrutaba del desfile de Saúl en el centro (se los dije, tacua) o comía un chow-mein por ahí, en el aeropuerto La Aurora se llevaba a cabo un simulacro de ataque terrorista.

Lo escuché esta mañana, harían un simulacro y advertían en varias radios que la gente que volaría esta noche no debía temer ya que todo era un simulacro. Pensé en leer mañana la noticia, el relato de cómo se habían desarrollado los hechos, pero bajando de la torre de estacionamiento, que no consideré estaría llena de trágico tráfico, me dediqué a mi actividad carruna favorita: pasar el scan de la radio. En un momento escuché "pide que se libere a unos compañeros" pero no le puse mucho coco al asunto y escuché (y bailé) Rock dj de Robbie Williams y la última de Luismi -que debo admitir, me encanta, no, no sólo la rola, si no Luismi... qué le voy a hacer... hay un fruto que vive en lo profundo de mí-. Luego comenzó a sonar una rola…

Gracias

Punteado de cosas lindas:
Un hombre guapo siendo muy dulce y amable con sus padres en un restaurante. Les partió la comida en pedazos masticables para sus cansadas mandíbulas. Les hablaba con ternura, con suavidad. Sonreía y esa sonrisa iluminaba más que el sol. Los señores hablaban quedito y él ponía atención a todo lo que decían.
Un fotógrafo viejito y de los de a de veras, con cámara de rollo, cargando su cámara en una grada, midiendo la luz, esperando sentado a tomar la perfecta toma de un árbol en flor.
El señor del parqueo apresurándose a ayudar a unas señoras que llevaban a una viejilla en una silla de ruedas. Sonriente le ayudó a acomodarse en el asiento trasero del auto y presto, metió la silla en el baúl. No aceptó la propina.
Un perrito a punto de ser atropellado, un compañero perro que se acerca a toda velocidad y lo huele, como diciendo "¿estás bien?", el otro -quizá- gimió con ojitos de susto y le lamió la trompa en agradecimiento por la preocupación. Cada uno sigu…

Las heridas que ya no sangran

Algunas veces la memoria hace de las suyas y uno puede perder la idea de que ha hecho algunas cosas. Dirían los psicólogos, quizá, que la memoria lo que hace es hacerle un favor a uno y borrar episodios muy dolorosos o muy jodidos, con los que uno no estaba dispuesto a lidear... Hace unos días me di cuenta de eso, que tenía un borrón de casette de años y meses, no sobre un período completo de mi vida(así a lo Aerosmith y la grabación del Pandora´s box), si no sobre cosas que había escrito y que ¡ja! reflejaban toda la basura que recogía y reciclaba en esos días.

La semana pasada borrando archivos, me encuentro con una carpeta en la que habían cuentos, cuentos y poemas, fragmentos de texto que estaban impregnados de todo eso que pasaba... y no, no soy dada a lo autobiográfico, es decir no era un diario, era cuentos, con personajes, historias, argumentos, todos llenitos de angustia, de tristeza, de preguntas... un total de 35 textos de los cuales, ya dandoles una buena revisada, valen l…

Días

Vaya, hay días de diferente color. He tenido un par de días bastante... obscuros... no sé si negros, digo, no han sido "dramáticos", pero sí extraños. Más bien diría yo que son azul obscuro, azul militar, si es que ese color existe, azul militar. Días que tienen como objetivo sacudir la monotonía, de maneras no siempre amables. Días como estos hacen que las emociones se escapen, que se vuelvan un poco locas, que hablen todas al mismo tiempo y entonces entra uno en una especie de trance. Es como estar parado sobre la cabeza de un alfiler en medio del caos, de un lento y terriblemente ruidoso caos. Y no son negros, días obscuros a muerte pues el caos estaba compuesto de... cositas... puntitos azules que se expanden... así como... eso... puntitos azules que se expanden como arañas. Angst. Arañas, arañitas, arañillas... y ruido. La ciudad grita, la radio reporta muertos, corruptos y muertos corruptos... nonsenses... lo gris bus por todas partes, hombres meando contra los árbole…

El adoctrinamiento de las sensaciones, los sentimientos y las celebraciones

Vaya, llegó la navidad con su árbol gallo y los adornitos, también gallo, en la reforma y otras avenidas principales -de los cuales nosotros y no la cervecería pagamos la electricidad-, llegaron los árboles de plástico, las luces de plástico, las bombitas de plástico, en fin... llegó el plástico... el final del ciclo perverso de adoctrinamiento de las sensaciones, sentimientos y celebraciones...

En los próximos días veremos la inauguración del árbol gallo en su 25 aniversario -que además es simultáneo en 32 lugares más del país-, el desfile navideño del banco G&T, que antes era de Paiz y sus proveedores, las luces campero, aunque Dionisio ya no ande por acá para disfrutar del espectáculo (jajajaja, como no)y bueno convivios y chupivios, bailes de a cajita de aguas y la venta indiscriminada de alcoholes de todo tipo. Estos dos meses, y bueno abril o mayo, según caiga la semana zangana, son de los elaboradores e importadores de alcoholes, es cuando más que nunca, le hechamos platica…

El erotismo está tan presente como la muerte

Acá el link para una entrevista que me hiciera la escritora Carol Zardetto para el Diario de Centroamérica.

http://dca.gob.gt:85/diariopdf/20101105_DCA.pdf

página 18

¡Gracias Carol!