¿Te asaltaron?¡Defiéndete!


Eso dice esta vil valla publicitaria que adorna algunas esquinas de la capital. Hay una ahí no más de la DIGECAM, donde la gente saca su permiso para portar armas. Un bote de spray de pimienta, varios bastones de descargas eléctricas, un inmovilizador, son las imágenes que acompañan el texto que luego dice: "Los ladrones prefieren víctimas desarmadas" (noten que víctimas y desarmadas están en rojo). Esta valla es una más de las que se integran a la trágica historia de "la juguetería para hombres" que ya ha protagonizado mini-escándalos por publicidad con contenidos sexistas. En este caso, no se trata de una publicidad sexista, si no de una que incita a la violencia.

Podríamos pensar que la gente debe autoprotegerse porque el Estado es incapaz de garantizar este tipo de seguridad -ni hablemos de la seguridad alimentaria y de otros tipos-. Ok, en eso estamos de acuerdo, pero la capacidad de reacción de una persona ante un asalto, incluso ante una sorpresa es muy, pero muy variable.

Lo mejor, dicen, para evitar que a uno lo asalten es no cargar nada, andar casi casi como vino a este mundo, sólo que vestidito, con los billeticos entre la calceta o el zapato, sin auto ostentoso, ni nada que llame la atención... ¡¡Ahhhh pero esto limita nuestro derecho a exhibirnos!! Y entonces nos arriesgamos.

También dicen que dar las cosas es la mejor solución para evitar que a uno lo maten, lo asusten más o le den un trancazo, un balazo o una puñalada. Esas digamos son las soluciones pacíficas: no ostentar y entregar lo que se pida, seguir las instrucciones del asaltante que seguro, seguro tendrá más experiencia en su trabajo como tal, que uno en su papel de víctima. Además me decía un amigo, alguna vez, si no estás entrenado, realmente entrenado para responder al ataque, no lo hagás... los otros son más malos y conocen su trabajo, han acumulado horas de vuelo...

Pero esta "juguetería" (¿la violencia es un juguete? ¿la vida es un juguete?) se aprovecha, como muchas otras empresas de las desgracias humanas. Sí, como lo hacen las iglesias evangélicas, los centros comerciales, los spas que prometen rebajar de peso, etc. Es lo mismo en apariencia, pero los de esa mal llamada juguetería promueven que uno se "proteja", que adquiera uno de estos aparatos y se aferre a ellos como un instrumento, un medio de seguridad.

Pero imagine esto, usted va en el bus o en su carro o caminando por la calle... lleva su pepper spray en la bolsa, el maletín, el calcetín, ahí donde se pone la bebida... de pronto un asaltante lo aborda y le dice "dame las cosas"... ¿cuánto tiempo le tomaría reaccionar, buscar y encontrar, sin parecer sospechoso, el dichoso artefacto de protección?... los malos son muy malos y si usted reacciona mal, si cree que usted en una de esas va a sacar una pistola, no lo pensará dos veces y zaz, la violencia en cualquiera de sus manifestaciones y uno puede acabar muerto. ¿O la idea será que la gente se vuelva paranoica y lleve a la mano, en la mano, el "juguete"? Cosa que también puede resultar en violencia. Imagine, usted va por la calle, o está parado en algún lugar o lleva la ventana de su auto abierta, alguien lo reconoce, un amigo, un familiar, su jefe y decide darle la sorpresa... uno pude parar, por reaccionar a la sorpresa/susto, desde despedido por bañar de spray pimienta a su jefe, hasta provocando la muerte de alguien por un electrocutazo... digamos de su abuelito que quiso darle un susto como los de la niñez...

No es que sea más papista que el papa, ni que pretenda que las empresas tengan una visión social, ni que impulsen a las personas a exigir cambios sociales que nos den un poco de paz y seguridad. Las empresas (incluyendo la religiosa) quieren el alma de las personas, sus ilusiones, sus seguridades, no les importa la vida, ni la salud. Pero claro, se supone que el ser humano es lo suficientemente inteligente para saber qué hacer y cuándo. Sin embargo no es lo mismo que a uno le vendan un lipoláser para sentirse hermosa, o que le digan que por ir a la iglesia todos los domingos se irá al cielo, a que lo inciten a la violencia.

Podría argumentarse que la empresa no incita a la violencia, es decir, su publicidad no es "échale spray a todo mundo", ni "diviértete electrocutando a tus amigos", pero sí incita a una acción, más bien una reacción: defenderse y esta "defensa" de los comunes y corrientes, de los que no andan por ahí matando gente, puede ser catastrófica... y no, tampoco creo que lo correcto sea crear un montón de escuelas de defensa personal, ni "entrenar" al ciudadano común para el uso de estos artefactos. Simplemente el factor sorpresa y los nervios en los que entra uno cuando lo asaltan, son completamente contrarios a la seguridad. Llegar a tener un control constante sobre las propias reacciones, implicaría un entrenamiento militar y de años para saber o confiar en que se tiene algún chance de salir ileso de un acto violento dirigido a uno.

Para como van las cosas, en unos años los padres de familia exigirán que los hijos reciban clases de defensa personal, con y sin artefactos. Pronto la asignatura de tiro al blanco con arma liviana será una más en el currículum nacional base. Y ésta, la juguetería para "hombres", en lugar de ser considerada irresponsable, venderá miles.

Comentarios

la-filistea ha dicho que…
Un arma de doble filo! De verdad que dá tristeza. Lo jodido es si te encabronás con alguien equivocado como bien decís. Yo realmente no entiendo.

Saludos.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
es aprovecharse de la noia de la gente por los asaltos, hacer negocio con el terror... un asco realmente de publicidad. Abrazos harmana!
ixmucane ha dicho que…
En cuanto a la paranoia y la posibilidad de error: Creo que hay varios casos que ejemplifican terriblemente ese "upps, me equivoqué" que mencionas, y que al final resultó fatal, por ejemmplo: 1) el linchamiento de un joven migrante guatemalteco en México 2) el asesinato de un joven brasileño en el metro de Londres, porque su mochila y el que corriera para alcanzar el metro les pareció sospechoso. Además, hay demasiados casos de niños y adultos que han perdido la vida o algun miembro, por las armas de alguien de la familia.

En cuanto al negocio: una de las razones por las que la violencia no ha sido atacada en Guatemala es que se ha transformado en un negocio. La venta de armas (tanto a las maras, como a las mafias y a la población en general) es un negocio redondo, además del negocio de las empresas de "seguridad" y la posibilidad de controlar la "justicia" por propia mano (gente que hasta tiene sus sicarios de confianza, como se vio en el caso Rosemberg).
Así que lo que se vende como una solución es al final solo echar más leña al fuego.

Saludos.
Anónimo ha dicho que…
En el lenguaje de esa mara, el de la empresarialidad, lo que ellos hacen es pura innovación, y, según ellos, están haciendo una propuesta creativa… etc., etc., todo ese tipo de mamadas que expresan en ese lenguaje.
Pero a huevos, inocentes no son. La violencia es nuestro pan diario; la absorbemos, y también la ejercemos a distintos niveles. Los serotes lo saben. Para ellos -en su retorcida mente- la violencia es una oportunidad. Oportunidad que no están dejando pasar sin hacer sus varas: son innovadores, son creativos, son todos unos empresarios… Estoy seguro que creen que en este país se necesita mas gente como ellos. ¡Mierdas son!
En fin, así son la vida…
¡Saludos!
Sandra ha dicho que…
heavy, no dudo que en El Salvador pronto se comience a ver este tipo de publicidad... la violencia si duda, es un negocio muy bueno, la violencia en todas sus manifestaciones. Y en mi querido paisito que ya el propio gobierno no está mandando la señal de que la violencia es la solución a todo... el gabinete de funes se está llenando de militares que te envía el mensaje de que, mediante la fuerza, la represión y todo lo que encierra la figura del militar, es la respuesta efectiva a los problemas de inseguridad del país... qué yuca vos, estamos mal!!!

A ver qué día te conectas y chambreamos :)

Abracitos!!!
Cristian Mejia ha dicho que…
Las armas solamente deberían de ser portadas por los que imponen orden( en papel-policía y ejercito) civiles bajo ninguna circunstancia.Pero no nos enganemos, este país es un desorden ordenado.
El viejo Oeste re actuado.
mblanco ha dicho que…
El asaltante es como un perro rabioso que anda en busca de aquel que le tenga miedo.

Yo ni ando diciendo que luchen o algo parecido, sino que se percaten (sin llamar a atención) de quien camina atrás y por delante de ustedes, quitarse el miedo y evitar mover la mano hacia donde llevan objetos de valor (que es lo primero que hace aquel que tiene miedo) caminar tranquilo y estar alerta.

Yo les podría contar lo que me paso hacia mi casa desde un centro comercial en zona 10 (un asalto fallido hacia mi persona, eso lo dice todo), pero seria hacer mas larga el tema, lo importante es, saber dirigir el miedo hacia los sentidos, observar por donde camina uno y olvidarse de espera de que alguien salga para salvarlo.

Para terminar les podría decir que el asaltante tiene mas miedo de uno que nosotros hacia el, porque el sabe que va a hacer, pero no sabe como nosotros vamos a reaccionar; también que cuando entregas tus cosas no solo entregas lo material, sino que también tu vida, ya que ellos la controlan desde ese momento.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Lo fregado es saber reaccionar, a un amigo lo intentaron asaltar el sábado, salió corriendo y se lanzó al portón de su trabajo, que por suerte estaba cerca... luego me llama y ya más tranquilo reflexionó sobre lo sucedido, podría haber sido un baño de sangre, porque los tipos, justo por okland mall llevaban armas... el cuerpo tratará siempre de defenderse, pero para cargar arma, es necesario ufff saber reaccionar, si no, las posibilidades son enormes de resultar herido.

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1