Días

Vaya, hay días de diferente color. He tenido un par de días bastante... obscuros... no sé si negros, digo, no han sido "dramáticos", pero sí extraños. Más bien diría yo que son azul obscuro, azul militar, si es que ese color existe, azul militar. Días que tienen como objetivo sacudir la monotonía, de maneras no siempre amables. Días como estos hacen que las emociones se escapen, que se vuelvan un poco locas, que hablen todas al mismo tiempo y entonces entra uno en una especie de trance. Es como estar parado sobre la cabeza de un alfiler en medio del caos, de un lento y terriblemente ruidoso caos. Y no son negros, días obscuros a muerte pues el caos estaba compuesto de... cositas... puntitos azules que se expanden... así como... eso... puntitos azules que se expanden como arañas. Angst. Arañas, arañitas, arañillas... y ruido. La ciudad grita, la radio reporta muertos, corruptos y muertos corruptos... nonsenses... lo gris bus por todas partes, hombres meando contra los árboles, las paredes, las llantas de los buses... kilómetros y kilómetros de vallas publicitarias, mantas vinínlicas, pintas de partidos políticos. Arañitas que cuando atacan, tienen como misión volverlo a uno un poco loco. Al final de cuentas sólo queda una solución, no hacerle caso a las arañas, ellas que están empeñadas en llevarlo de la mano a uno al manicomio, siguen en su tarea tejedora. Por eso es que es importante dormirlas, para que el ruido del tejido no contribuya a acelerar el camino, es necesario pensar en otra cosa, una canción funciona... funciona también pensar en una buena hamburguesa y distraerse un rato decidiendo si, cuando llegue la oportunidad de comerla, se pedirá con aros de cebolla o no, si con tocino o sin tocino pero con doble queso (quezzo), o con todo... luego si para la hamburguesa se pedirá una cerveza o un té frío... si es té frío no hay mucho que pensar... de limón, si es con cerveza la opción es gallo, brahva o cabro... una cabro estaría bien, pero no la venden siempre, si no hay cabro... pos té... luego se puede pensar en zapatos, un programa de televisión, una lica de dormingo, de esas de comedia ligera y medio mula, se puede también pensar en las postales que ha enviado y si llegarán a su destino... Las arañas duermen, los ojos se expanden y uno entra en otro tipo de trance... el de ver las cosas... pero no cualquier "cosas", si no que un gato blanco y negro subiendo las amplias gradas de un edificio, un señor hablándole a unos ricitos, unos chavos: "¿cómo se llaman esos que viven solos?" pregunta uno, "dios" dice el otro, ríen, río, reimos... la mujer que habla sola bailando frente a los ventanales de la estación de bus, sonriendo en la esquina, el ya no tan nuevo -unos 4 meses- chara del centro con el pelo largo y la piel cada vez más sucia, gris, gris bus... un perro precavido que mira a los lados antes de intentar cruzar, reflexiona un segundo y decide dejar pasar el auto que aún está a media cuadra, el auto pasa, el perro cruza a prisa... Las arañas completamente dormidas, caen y al golpear contra el piso, se convierten en puntitos azul militar de nuevo, como los chochinillos de bolita... se quedan en el suelo... ya pasará alguien más por ese camino...

Comentarios

Juscifer ha dicho que…
me gustan los días amarillos como los de playa ... enero
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Yeah! Playa playa playaaaaaa! :) enero será :)
jose lopez ha dicho que…
Hay días más largos que una semana...

Pienso de repente en los que están presos y que necesitan tener la mente ocupada mientras llega el momento de su liberación. Bueno los días y sus colores, las semanas, los años, no sé, todos son para mientras, ¿para qué estudiamos, trabajamos, nos entristecemos, nos embolamos? Para mientras.

Para mientras una CABRO estaría bien, mejor si es un litro. En los chupaderos, digamos, mas gachitos casi siempre la venden.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Para mientras llega el fin, mi estimado :)

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1