Sobre el Manual del mundo paraíso o Querido Rafa

Vaya, hay cosas, palabras que le quitan a uno los enojos, jeje, las indignaciones y demás.

No voy a negar que sacar el Manual del mundo paraíso supuso para mí una enorme angustia, aunque lo traté como trato mis otros textos, con el diablo como editor, revisando hasta el cansancio y dejando descansar las palabras antes de volver a atacarlas, me daba un poco la pálida. Y es que mi casa, y ahí sí, lo que fue La Casa del Escritor bajo de dirección de Rafael Menjívar Ochoa, sentó para mí (como para todos los que somos parte de esa historia y de esa familia) parámetros muy altos, obsesión y cuidado hacia los textos, respeto al trabajo de ser escritor. Además, en La Casa, más que nada lo que conocí fue poesía, poetas enormes, tremendamente fuertes y disciplinados que me dejan con la boca abierta con sus textos. Así que la angustia estaba vinculada directamente a esos poetas, quizá más jóvenes, pero definitivamente con más experiencia que yo.

Dudé, dudaba, retuve el texto por meses, no se lo pasaba a Luis, y cada vez que se lo enviaba, le decía, mano, hay cambios así que aguas... y finalmente salió, dije bueno, a ver qué pasa... y no ha pasado mucho... pero mi angustia seguía ahí.

Vino Herberth, y no fui capaz de enviarlo, lo leía y a mi me gustaba, pero pucha, ellos son los poetas, los hermanos mayores en la poesía... lo que más conocían de mí eran cuentos.... Vino Sandra y me costó, me daban ganas de no enviar el libro, de no... de que no lo conocieran esos expertos que para mí, son un parámetro, son poetas de respeto, con disciplina y que además sé, estoy segura de que no dirían está chilero vos, por el simple hecho de ser cuates, compadres, compañeros de Casa. Sabía que lo leería gente incapaz de ser condescendiente conmigo, gente incapaz de ponerme una medallita de comunión sin merecerlo.

Enviado el libro, glup, esperé las reacciones, no quize ahondar mucho en lo que le decían a Herberth o a Sandra, por miedo... supe por Herberth que lo habían leído en casa de Rafa, y me dieron ganas de decir trágame tierra, pero Herberth me decía tranquila, tranquila, y luego he querido ir a El Salvador, no sólo a estar con la mara, sino a escuchar qué piensan del manual, ya que jeje, igual siento que pudo haber salido mejor. Aunque el libro me gusta, pero pasa lo que pasa con los textos que uno saca por alguna razón, se vuelven a leer y uno dice, hijos, hubiera hecho esto y quitado esto.

Aún quiero hacerlo, quiero ir a estar con la mara y escuchar lo que tengan que decir del Manual, desgraciadamente la maña de los que contratan gente por productos de pagar cuando se les da le repinche gana, no me deja moverme de acá...

Acá el link al blog de Rafael Menjívar Ochoa, master jedi de la literatura (aunque no le gusta tanto que lo llame así) en el que escribió, me dirigió, más bien, unas palabras sobre el Manual:
http://rmenjivar.blogspot.com/2010/10/querida-denise.html
Danke Master.

Comentarios

Sandra ha dicho que…
jajaja menos mal que llegué el día de la presentación del libro, sino capaz me regreso sin verlo ;)

Pero ya ves que pasaste la prueba de fuego, el que escribe bien, escribe bien y ya :)

Abrazos!!!


*P.s aaahhh qué buenos recuerdo de la atascada de sushi y el helado de limón :D
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
:) Si me da tiempo llevo las chivas para hacerlo. Gracias, vos viste lo nerviosa que estaba
la-filistea ha dicho que…
Pudiste explicar bien ese "panico de salir a escena". Que no es presisamente miedo a que te digan que esta mal, es la timidez de ser transparente. algo asi va la vaina.

Voy a leer lo de tu maste jedi.

p.s. quiero leerlo!
Rafael Menjivar Ochoa ha dicho que…
Querida padawan (de verdad me parece medio bayunco, pero juguemos):
Lo curioso es que lo que llevas publicado es de géneros que no manejas tan bien como el cuento, pero que te han salido excelentes. Yo lo que quiero ver es el libro de cuentos; allí es donde te mueves con mayor fluidez y, por lo que conozco, va a ser rompemadres. (Ya son más de tres años trabajándolo, ¿no?)
Por lo demás, no, no te iba ni te voy a echar paja. Si el poemario me hubiera parecido mal, te lo digo en privado y no te balconeo con la mara; generalmente escribo de cosas que me gustan, o me quedo callado.
Tú síguele, que ai vamos. Un abrazo.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Harmana: uy sí, es como empelotarse en público, y no el alma romántica, sino la otra. Ya te lo enviaré, cuando paguen :(

Master: Yo también me muero por ver publicado el libro de cuentos, y sí, son 3 o 4 años de trabajo lo que hay ahí. Sé que no me echarías paja, y eso, ja, me daba mucho miedo... vos sabés que querrás o no, sos un parámetro, sos mi demonio externo, ya ves que a veces el de uno se queda medio dormidito o se distrae. Muchas gracias, espero llegar ahora que está el festival de teatro, estoy viendo si me coordino con Raúl o si me voy sola. La otra semana te diría, hace casi un año no voy y me da mucha tristeza no tenerlos cerca, sabés que ustedes son alimento para el alma. Abrazos Master.

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir