Siendo yo

La música es parte fundamental de la existencia, creo que todos podríamos hacer un soundtrack de nuestra vida y ufff, incluso discos de momentos específicos. También hay música para volver a uno mismo, a la esencia que a veces se pierde, para esto es necesario, al menos en mi caso, volver a la música que me hace sentir yo, que me recuerda qué cosas me hacen reír, pensar, soñar. Entre esta música se encuentra la de Kevin Johansen and The Nada. Seguro a todo el mundo le pasa decir: shit! siempre he querido decir esto, he querido cagarme de la risa con historias como ésta o qué rico poder ser tan incoherente y sonar bien... eso hacen Johansen y secuaces conmigo, sus canciones me dan unos celoooos!! porque van de lo simple a lo profundo, de lo cotidiano a lo absurdo... y a nivel más personal, es el tipo de música que me hace sentir un cosquilleo interno, unas gana de estar viva, de seguir oyendo, viendo. Les dejo: una para reír, una para pensar y por supuesto, les recomiendo subirle el volumen y dejarse llevar por la música..... a bailaaaaarrrrr!






Comentarios

Nandy Sexxxologa ha dicho que…
eso de hacer un soundtrack para la vida suena genial!
A veces me la paso recordendo cosas con musica de fondo.
Un saludo.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Hola Nandy, interesante tu bog!! tenés una lectora más, jeje. Y sí, cada momento tiene su música, benditos sean los progrmas para bajar canciones!
Vanessa ha dicho que…
A este chavo sí que no lo conocía. Tan buenos los videos.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Gringo-argentino, nacido en Alaska y críado en Buenos Aires, creo, hace unos años se fue para NY para cantar y zaz, se volvió una sensación... profundo el guey y buena música de su mara.
Nunu ha dicho que…
Denise, graciaaaaaaaaaaaaas infinitas, ahora misma me voy a oir al Johansen, también uno de mis básicos, que lo tenía olvidadito.

Besos

Entradas populares de este blog

La ciudad caos (Discurso pronunciado en la inauguración de la XLVI Feria Municipal del libro)

Del porno y cuatro historias de horror…

Cinco noches de telenovela