Otro buen día


Finalmente he terminado el proceso de trabajo que me tuvo extremadamente busy durante seis semanas.

El próximo fin de semana, me esperan la playa y los daiquirí de fresa (no, no es canibalismo, eso sería con otra fruta, no, jeje, no mango, sino limón) en compañía de tres buenos amigos o quizá cinco. Playa en fin (y por fín!), rumba y baile.


Hoy finalmente hablé con alguien más que cree que el cierre de retornos en la Roosvelt y otros puntos de la capi, es una especie de conspiración entre las municipalidades y las gasolineras.


Mañana recupero el número -mi número- de teléfono.

Sigo en proceso de recuperar los poemas robados, y creo que tal como me dijeron Claudia, Vanessa y Rafa, van a salir más chileros que los que perdí.

Recibí una llamada conjunta de dos viejos amigos, luego de casi seis y tres años de no saber de ellos, espero verlos pronto.

Comentarios

jus ha dicho que…
Me alegra que las cosas vayan bien, recién volví ya hablaremos de méxico. un abrazo.
Vanessa ha dicho que…
jajajaja, al fin de regreso pues mi querida amiga de tertulias literarias. Ya me andabas haciendo falta... veo que tus sueños de a tres siguen vigentes, pero bueno, ya ahora que estés más relajada y con celular (cosa básica para la vida social) pues te será más fácil. Saludos, suerte y me contás!!!
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Jus: Qué huevo, casi no te pude ver, será para noviembre ¿siempre el aniversario por acá no? hope so

Vane: jajajaja, no, no son ese tipo de amiguetes... jeje, but we will see... al menos

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir