Seis meses y seis días

Luego de cuatro años de no salir de Guate, más que a la hermana república de El Salvador y específicamente al territorio libre de la Casa del Escritor y cuarteles generales, este año finalmente podré viajar y más importante que nada, estar con mi hermano para las navichristmas en Bélgica y ver a mi hermanita del alma Violeta que vive desde hace años en Paris. Esto gracias a que en un período realmente corto he logrado socarme -llenarme- de trabajo y definitivamente comparé el boleto para irme el 16 de diciembre, un día después de una boda a la que no puedo faltar, espero tener el boleto en mis manos el próximo mes, sale mucho más barato comparlo por anticipado y no en la temporada alta que seguro es diciembre.

Este año los planes más o menos están en ir, aparte de Paris (amo esa ciudad maravillosa), a Irlanda de donde es Rosin la novia de mi bro y quizá intentar viajar a la madre patria Grecia, y más importante que nada en todo esto, es ir a dejar la papelería directamente a las universidades que se me pongan en el camino.
También tengo ganas de ir a Stonehenge y a Baths al museo de la moda, pero ya veremos, por el momento la idea de salir de Guate, ver a mi hermano y encontrarme con Violeta -con quien en cuestión de manes (bichos, moscos, hombres en fín) tenemos un paralelismo de historias ¡de miedo!- es lo que me hace feliz... sólo faltan seis meses y seis días.



Mi brocolí, Violeta y yo, the people i love

Posted by Picasa

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pues felicidades. Me alegro mucho por ti y espero que te la pases felíz por esos lados. Se te extrañará de este lado del charco.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Gracias gracias, igual falta un chingo para las vacas, más para que me vaya definitivamente por un tiempo.... pero espero salir de acá, si no es posible cambair de planeta, al menos de país y al menos por un tiempo. :)

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1