Desaparecidos

El año pasado y parte del antepasado estuve en la hemeroteca, buscando las huellas del nacimiento del Grupo de Apoyo Mutuo -GAM- para un artículo que se publicó en el libro "La infinita historia de las resistencias". El proceso fue realmente doloroso, encontrar anuncios, pequeños anuncios clasificados, antes y durante los primeros años del GAM en los que cientos de familias reportaban a sus desaparecidos, indicando en muchos casos que se trataba de personas no relacionadas a los movimientos sociales de la época.

Los desaparecidos, el miedo que causaba que la desaparición tocara a la propia familia, era un miedo con el que crecimos muchos, un miedo del cual quizá se escuchaba hablar casi en murmullos, en voz bajita, un miedo del que los adultos intentaban protegernos, pero que seguro habrá causado pesadillas a diestra y siniestra.

Se vino la transición a la democracia, pero los desaparecidos seguían estando en las páginas de los diarios, escondidos entre anuncios de bodas, clasificados de trabajo, algunos en la sección de deportes y luego, años después con la firma de los acuerdos de paz, fueron desapareciendo de las páginas de los diarios y encontraron, algunos, un lugar en los postes de luz, en las paredes... y no hablo de los desaparecidos de la guerra, que en algunos lugares del centro (¿por qué sólo del centro? me pregunto) nos siguen mirando fijo a los ojos, desde sus fotografías de ciudadanos.

Mujeres, hombres, adultos, ancianas, ancianos, niñas, adolescentes y niños siguen desapareciendo todos los días, pero no hay movimiento que los reclame, no hay enemigo, ni secuestrador claramente identificado, a pesar de que se supone que el Estado es el que debe garantizar la seguridad y la integridad de nosotros, los ciudadanos. Las desapariciones caen, como en la época de la guerra -si es que realmente hemos salido de ella- en el olvido y se convierten en papeles eliminados por el sol, por la lluvia, por el paso de adolescentes que los arrancan en son de broma. El tiempo los borra de la memoria colectiva, de una memoria de corto plazo que, al igual que en la guerra, evita mirar a los ojos de esas fotografías. Sólo los familiares, los que quieren a estas personas siguen pensando, recordando, deseando.

La semana pasada en le Museo Municipal Tecleño, de Santa Tecla -El Salvador- pude ver una exposición de fotografía periodística del diario El Faro, parte de la cual estaba dedicada a los desaparecidos que, según la referencia junto a las fotos, habían superado los 600 en los primeros 8 meses del año pasado. Las fotos eran realmente aterradoras y solamente pude pensar en las lágrimas derramadas y en las miradas perdidas de las madres, esposas y novias que el año pasado entrevisté para el artículo "Hasta encontrarlos".

La exposición del MUTE mostraba osos de peluche, ropa, zapatos, cuadernos, espacios ocupados por los desaparecidos, cuyos familiares aún guardan la esperanza de volver a ver. Una de las fotos, una que me impactó porque precisamente muestra lo cotidiano de las desapariciones, era de un muro de facebook en la que los amigos dejaban mensajes de aliento, palabras de esperanza para que esa persona volviera. No puedo imaginar lo terrible que será no saber el paradero de una persona amada, no pudo imaginar la angustia que se siente día a día, las búsquedas, las visitas a hospitales y morgues, el saltar del corazón con cada llamada, más cuando han desaparecido sin dejar huella, sin que alguien llame para pedir rescate.

Justo esta tarde escuché que en lo que va del año se han activado 1,500 alertas Alba-Keneth (de niños perdidos), de las cuales siguen vigentes 500. No sé si esto significa que 1,000 aparecieron (vivos o muertos) o si las desactivan y por qué motivo (el decreto 28-2010 no aclara este punto). La nota radial indicaba solamente que muchos de estos niños son utilizados en la pornografía o que pasan a ser parte de las otras facetas del mercado sexual. Tampoco hubo datos sobre la cantidad de personas detenidas por estos delitos, ni de procesos en curso.

A veces es posible seguir la pista de una noticia escuchada en la radio, en otros medios como las páginas de las mismas radioemisoras o en las versiones electrónicas de los diarios, así que volví para intentar encontrar -gracias a San Google- información al respecto. Estos son los resultados:

Palabras clave: "desapariciones, guatemala"
Resultado: En las 10 primeras páginas el 90% de los enlaces se refieren a las desapariciones relacionadas a la guerra, a los juicios que se siguen, a casos emblemáticos de esa misma época y a conferencias o documentos dedicados al tema. ¿El resto? Referencias a la alerta Alba- Keneth (5%), desaparecidos en deslaves (4%) y enlaces a sitios web en los que se puede poner información sobre una persona desaparecida (1%).

Palabras clave: "desaparecidos, guatemala"
Resultado: Esta vez consulté 15 páginas (10 entradas por página) y los resultados cambiaron un poco. El 70.6 % de las entradas correspondieron a la guerra; 6% a desastres naturales; 4% a niños; 5.3% a inmigrantes; 4% a los agentes de la PNC desaparecidos en Quetzaltenango; 3.3% a otros países; 2.7% a casos actuales de adultos; 2.6% a sitios para colocar casos y para contactar investigadores privados; 0.7% a turistas y 0.7% que corresponde a la página de información de la PNC.

Vale mencionar que en relación a los niños algunas de las noticias referían que según estimaciones del año pasado (notas del 9 de enero) 20 niños al día se esfuman. Otra nota reportaba que para febrero del año pasado 170 niños habían sido encontrados, y una más de este año (15 de febrero) que 200 niños habían desaparecido en el primer mes y medio. Una más reciente (29 de abril) que los padres no tienen apoyo de las autoridades y que algunos de los que han logrado rescatar a sus hijos, lo han hecho en solitario (no hay detalle de cómo).

Palabras clave: "personas desaparecidas guatemala"
Resultado: Sorprendentemente el mismo: 70.6% enlaces relacionados a la guerra y 29.4% de categorías varias: 12% por desastres naturales; 11.3% casos actuales; 3.3% casos de otros países; 0.6% inmigrantes; 0.6% mujeres; 0.6% organizaciones internacionales y 0.6% de legislación nacional sobre desaparecidos.

Vi entonces que hasta abajo en la página de San Google, en la parte de opciones aparecía: "encontrar personas en guatemala" y le di click, pensando que quizá ahí me daría datos sobre las desapariciones actuales, pero me llevó a páginas y páginas de personas que quieren localizar a amigos o familiares, sitos para buscar pareja, consejos para buscar gente a través de internet, ofertas de empleo y tan sólo el 4% correspondió a la guerra, los inmigrantes, personas perdidas, el renap y la trata de personas.

Entonces busqué "niños desaparecidos guatemala" y "mujeres desaparecidas guatemala" y para la primera salieron 238,000 resultados; para la segunda 353,000. Una vista rápida de las 10 primeras páginas de cada uno, permite decir que en el caso de los niños, solamente un 10% de los enlaces se refieren a la guerra, y que los demás apuntan a que son víctimas de desastres naturales, parte de la trata de personas o destinados a adopciones ilegales. Otros aparecen muertos. En cuanto a las mujeres, la mayoría (57%) aparece muerta, mutilada y violada. Otro tanto de noticias (30%) corresponden a las desaparecidas de la guerra, un 10% al caso Siekavizza y el resto a la violencia de género en general.

Buscar "hombres desaparecidos guatemala" lleva de nuevo en su mayoría (80%) a la guerra y las demás son un coctel entre desaparecidos por desastres naturales, la noticia de los de la PNC, y referencias a que mujeres y niños desaparecidos fueron secuestrados por hombres.

"adolescentes desaparecidos guatemala" da resultados similares al de los niños, pero aparecen también referencias a los peligros de las redes sociales y al descoque actual de las personas pertenecientes a esa categoría.

Con la búsqueda de otras palabras clave no logré encontrar datos oficiales, actuales sobre las desapariciones, tampoco sobre procesos, ni sobre encontrados, pero no puedo dejar de pensar que este problema ha de ser igual o más importante que en El Salvador, que miles de familias al año pierden a personas queridas y que no vuelven a saber de ellas, de lo que ocurrió con sus cuerpos vivos o muertos, que jamás tendrán la certeza del destino de éstas.

Seguimos en guerra.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A huevos que si. Y pensándolo bien, este país siempre ha estado en guerra.

Y qué decir del talegeo que hay en Barillas ¡en Estado de Sitio! Esa mierda es guerra. En dónde encontrás información de las "presuntas" desapariciones forzadas en Poza Verde. Y ese tipo de talegeo no es algo nuevo: Polochic y Nueva Linda… ¿Habría desapariciones forzadas ahí? Y si las hubo ¿ya aparecería la mara? Parece que esa información no está disponible para la consulta pública.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
sí, cierto, pero de lo que pasa en lo cotidiano tampoco hay nada... y eso es igual de importante, la gente de todos los días
Jorge Cruz ha dicho que…
Esta es una de las cosas que muestran la ineficiecia del gobierno en tratar asuntos que afecten directamente a la población parece que le importa mas convencer a los ciudadanos a base de anuncios, desfiles (sera que regresan con fuerza en septiembre) y sacando a militares a ver pasar carros que en atender realmente a la población, por lo menos con la alerta Alba-Keneth se hace algo por buscarlos. Como curiosidad ahora si uno busca "hombres desaparecidos guatemala" o "adolescentes desaparecidos guatemala" aparece en primer lugar la maleta
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
sí, es complicado que no se haga nada, hay casi total silencio al respecto, ineficiencia como vos decís... y jeje con lo de las búsquedas, al menos si alguien mete esas palabras quedará esta pequeña protesta... saludos vos!
la-filistea ha dicho que…
Los datos oficiales (mas los que no) desalientan. ¿En guerra? Sí, es lo que me pregunto cada día. Un despelote total. Yo solo me digo cuando se va a salir de esto...La guerra parece eterna con nuevos y frescos brotes.

Chinnn....

Abrazos Harmana.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
abrazos harmana, desde el campo de batalla...
Edgar Sáenz ha dicho que…
En todos lados estamos por las mismas, por acá en seis años llevamos más de 50,000 muertos y 10, 000 desaparecidos por lo menos. Mientras que el gobierno continua una supuesta "lucha" que sólo ensangrenta cada día mas el país. En verdad es triste ver la situación por la que pasa todo el continente.

Abrazos.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Muy triste Edgar, los gobiernos dicen hacer todo lo posible por proteger a la gente y el hambre no para, ni la pobreza, ni la falta de empleos, es una cuesta arriba la pinche violencia. Abrazos vos!
Anónimo ha dicho que…
siempre estaras en guerra cuando los mismos medios y las autoridades han marcado una tendencia de pensamiento de indiferencia, ultimadamente ya no es culpa de ellos es culpa de la sociedad de indiferencia en la que vivimos, en el cinismo que se vive cuando volteas la pagina de la prensa... en fin tantas cosas y aqui seguimos.

Un saludo vos que estes bien a ver si para alguna feria de libro se me hace verte que ya sos imposible de localizar.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
y sí, acá seguimos, incapaces de irnos de una vez... y naaa, seguís teniendo mi correo no? localizame por ahí, saludos!

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir