Cinco meses sin Rafa

Rafael Menjívar Ochoa, hermosa foto tomada por René Figueroa en junio 2010

Ya decía yo que me sonaban tus palabras ayer todo el día... Han pasado 5 meses Rafa... te he soñado una vez por mes, quizá por eso no había caído en la cuenta de que los meses pasan y que vos, Master, no estás ahí, "a una llamada de distancia", ponía en un post anterior, cuando pensaba en vos y en lo contento que estarías por Buenas costumbres... no salió con tu texto, ya no dio tiempo, Rafa, pero me robé tus palabras de Cualquier forma de morir:

La gente es rara. Nunca he podido acostumbrarme a la idea de que también soy gente, y que a lo mejor confunda mi propia muerte con otra cosa.

No me siento triste, es decir, siempre te extrañaré pero lo que me diste mano, fue el mejor regalo, me enseñaste a pelear con ella, para ella, Master Jedi. No me siento triste, sé que ya no dolés y llevo conmigo lo último que me dijiste.

Te quiero Rafa, estés donde estés, pasarán otros cinco meses, otros diez, otros cincuenta y más, y yo seguiré celebrando haberte conocido, haberme desvelado con vos hablando de todo menos de libros, haber cocinado para vos, haber escuchado jazz y salsa y les luthiers y... y... ver la trilogía de Indiana Jones y comer hamburguesas con champiñones y queso azul... y fumar con vos y verte fumar y... tomarnos una coca-cola y comer churritos diana...

Nos vemos, Rafa. No encuentro tu número en mi mesita de centro...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1