Espontaneidad




Ya algunas veces había visto a esta chava haciéndole de estatua humana sobre la sexta avenida pensando qué bien, esta mara se puede ganar unos lenes haciendo esto que bueno, es una forma de arte, una forma de entretenimento y siempre saca risas y algunos pequeños sustos a los más pequeños. No se me pasó ni de lejos, pensar en por qué los polis de la muni, con casquito y todo, no habían sacado a esta chava de la avenida. Lo admito, por unos días, cuando la veía a ella y a los del armonipan, no pensé ni en la apertura de la muni, ni en que los podrían sacar como quizá saquen a otros... me sentía contenta de que eso pudiera pasar.

Pero, pero -siempre hay un pero- la semana pasada, caminando con un buen cuaz por la sexta, me paré a ver la programación que ponen en la persiana de la empresa eléctrica y me voy dando cuenta que esto, esta estatua humana y un hombre árbol (al que no he visto) estaban programados por la muni, es decir, no es una muestra esponánea y libre de expresión artítica y laboral... es algo planeado.

En algún viaje a las Uropas vi a estos artistas haciendo su performance -¿es esto un performance? digo... técnicamente- y supongo que no están ahí para entretener a los paseantes y turistas desde una institución, desde la muni... y crei que ese espíritu era el mismo que acá, pero no...

No es que crea que está mal que la muni haga esto, que lo programe... digo a la gente le gusta y provoca sonrisas que tanto faltan en estos tiempos, permite ver algo "bonito", "curioso" para salirse un rato de la realidad. La cosa, realmente, es que tengo sentimientos encontrados... no sé si los otros, como los chavos que tocan tambores o el peludo que canta con micro y todo cerca del capitol, sean parte de los planes de la municipalidad para que la administración de la sexta sea considerada "incluyente", "cultural"... y en cierta forma sí... más bien sí... está bien que la mara cante ahí, que no quiten el eventual arte callejero como el de Eny Roland y el de Ever Rodas de algunos espacios en paredes... pero no puedo negar que me quedó un sentimiento de desolación... de institucionalización de la esponataneidad que no me logro sacudir...

Y bueno, mientras escribía esto, recordé una nota que me pidieron para el siglo XXI para un día de los inocentes, que según lo que he visto, podría pasar y darle empleo (y ojalá prestaciones) a la mara:

Dame una moneda

en fin...

P.S. ¿a quién le quedará la plata? ¿será que es su paga? ¿o será que debe darle parte a la muni? o ¿será -en el caso ideal- que tiene salario y prestaciones?

Comentarios

Enrique ha dicho que…
Oh...! Sería defraudante que la muni sea quien pone los artistas de la sexta. Se siente como si el señor feudal les dio un poco de entretenimiento a sus vasallos...

Saludos!

p.s.
Buena broma de día de inocentes.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Uy Enrique, es justo lo que pasa...

saludos!

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir