Halloween

Creo que de chica sólo una vez celebramos Halloween, en casa de unas compañeras del cole que vivían allí por el Santuario de Guadalupe. No teníamos disfraces así que mi ma nos compró unas máscaras de Groucho Marx... más bien un juego de lentes y bigote y con eso salimos a pedir dulcitos. Luego ya en la adolescencia lo celebré con los cuates un par de veces, una así de full fiesta de disfraces en casa de uno de ellos -esa vez me vestí de tierra- y la siguiente jugamos güija, puta y fue de miedo el asunto... poníamos la tabla en el centro de la mesa, y para evitar cualquier cosa... colgábamos con un hilo un lápiz del techo y lo colocábamos justo en el centro de la media luna que era esa güija.... comenzamos a invocar, como buenos patojos babosos, y de pronto el lápiz comenzó a moverse y a "hablar" con nosotros... Edgar, uno de los cuates, dijo, luego de que ya David, así se llamaba el fantasma, nos diera algunas fechas y nos contara cómo había muerto, le pidió una muestra de su presencia.... y ufff las luces de la casa se apagaron. Afuera, el bombillo de alumbrado público y atrás, en casa de los vecinos, las luces seguían encendidas... Sara, se desmayó, más bien se puso súper súper floja y hubo que sacarla del círculo para que no se la ganara el espíritu... despedirnos y cerrar el "juego" fue complicado, largo, David no se quería ir... luego por meses Sara sentía que alguien se le sentaba en la orilla de la cama... finalmente le mandamos a hacer misa. Parte de la historia del fantasma era que nadie le había hecho misa, que su familia no se acordaba de él así que -y ahí sí- santo remedio, luego de la misa, David dejó de manifestarse.

De esa para acá, no he celebrado el Halloween the american way...

Dando vueltas burcráticas hoy, me tocó escuchar algunas opiniones sobre esta celebración. En la cola una doña comentaba, realmente preocupada, que no quería que sus nietos celebraran al demonio pero que su hija no entendía, que como el marido no era cristiano, estaban condenando a los pobres niños, que ella oraría todo el día por salvarles el alma. Esto me hizo recordar hace unas semanas, que en una paca de esas cristianas, con salsón cristiano y todo había dos secciones, jajajaja, una donde se exhibían camisetas cristianas anti-halloween y otra en la que se vendían disfraces... al final de cuentas, negocio es negocio.

Luego la radio... la radio que se ha vuelto casi completamente cristiana... un programa en el que se instaba a los padres a no dejar que los chicos se vistan y se disfracen. Según el pastor, ¿apóstol? ¿ministro? que hablaba, el disfraz es una señal para que el diablo penetre el cuerpecito de los niños ya que su alma, que piensa en brujas y demás seres fantasmales, está más débil, más propensa a ser tomada por el demonio...

En otro programa de radio decían que según las estadísticas (¿?) quienes celebran más el Halloween no son los niños, que esa "tradición" se ha ido perdiendo y que las celebraciones son más en casas y en discotecas. Un chavo al que entrevistaron dijo tener problemas con algunos vecinos cristianos que protestan porque en su casa se adora al demonio, pero que para él es una fiesta para estar con amigos, un pre-convivio. Luego entrevistaban a una persona de un negocio de alquiler de disfraces que decía que los más solicitados son los de súper héroes -batman, spiderman, superman- y el zorro en los hombres, y que las mujeres, en su mayoría, optan por los de odaliscas.

También, y esto me pareció curioso aunque no descabellado, se hablaba en otra radio de que en el sistema penitenciario se refuerzan las medidas de seguridad ese día, ya que los presos tienden a realizar cultos de adoración satánicos y sacrificios. Glup, eso si me dio cosilla, la verdad. Según esto, ese día el ejército, la policía y los guardias penitenciarios, hacen un triple cinturón de seguridad en las cárceles. Me acordé entonces de aquél macabro asunto del juego de pelota con cabezas humanas y del caldo canibal que hicieron consumir a los presos en una de esas revueltas que hubo hace unos años.

Finalmente, el último comentario en radio que escuché, era sobre el fiambre, se hablaba de que era una tradición que lo que pretendía era establecer una relación con los muertos. El locutor, de una radio cristiana, decía que no había que comerlo, que eso era permitir que los muertos entraran en contacto directo con los vivos, a través de la comida.

Vaya que estamos locos ¿eh?

Comentarios

AL Ruano ha dicho que…
allí está chula! Primero te roban el derecho de pedir dulces en la calle y luego... el fiambre.

Me recuerda a aquella fresada que ponen en el estatus de FB la mara que no tiene creatividad y que no sabe cómo hablar de ellos mismos en tercera persona (deberían aprender de la deidad hegemónica de nuestra sociedad): 'primero vinieron por los X y yo no dije nada, luego vinieron por los vecinos y nadie dijo nada... y ahora que vienen por mí, ¿quién me defenderá?' jajajaja

Sí a los disfraces!
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
jajajajaja sólo dios y si has cumplido, como diría Flanders, todas las cosas de la biblia, incluso aquellas que contradicen a otras
Alex ha dicho que…
Que castrante eso del discurso religioso. Oírte o leerte Eso de la güija, si me sorprendió, yo siempre lo he considerado como puras casacas, o al menos todas las veces que yo intente jugarlo nunca tuve la suerte de lograr el interés de algún fantasma. Algún día de esto lo vuelvo a intentar quien quita tengo suerte
Saludos
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
ah Alex, si muchas veces que lo intentábamos no funcionaba, otras, en realidad 3 o 4 veces sí funcionó y nos pegamos grandes sustos, en casa de un cuate nos abrieron un chorro y nos cerraron la puerta del baño así de trancazo, ja! terrible... al final son energía encerradas creo, al menos esa fue la conclusión a la que llegué, que uno es el que canaliza esas energías... por otro lado sí, la religión es castrante, terriblemente, como las leyes y la educación...
jose lopez ha dicho que…
Ja, ja, ja, Hace como unos veinticinco años, una noche de halloween, en lugar de irme para el culto me escapé con unos cuates, me puse una chamarra vieja encima (pa lo único que alcazaba disfrazarse) y me fui a pedir pisto y dulces por la colonia, casi no juntamos nada, en la casa, claro está, me esperaba una buena cuando llegué.

Saludos.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
jajajaja, pero seguro la pasaste bien con los cuates :) saludos vosn
Anónimo ha dicho que…
el fiambre es una de las razones por las que uno viene a este país... mas mierda y podrida esta la mente de alguien que cree que uno entra en conxion con los muertos si se lo harta.... ni modo que uno va a decir "ha si vi la cara de mi pariente que ya paro el culo en la butifarra o en el chorizo negro..." que farsa. por eso yo celebro hallowen y los evangelicos me pelan la verga.

pd. ayer fui a buscarte y no me quisiste abrir :(.....

saludos-
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
jeje, mejor dame una llamada, ando metida en 10mil vainas... saludos vos anti evangélicos :)
Maximvs ha dicho que…
Hermanos.... no deberian expresarse de esa manera tan poco respetuosa acerca de nuestro señor y de los hermanos en Cristo.......
...

JAJAJAJAJJAA!!!!

jalowin? sea lo que sea... tradicion gringa o celta, total, con la globalizacion, esa que le dicen, ya se metio en nuestra ¿cultura? y ni modo... total los ishtos son los que lo disfrutan.

fiambre? conexion con los muertos?? tradicion guatemalteca?? jaja, dejemonos de PAJAS! es la antesala a una cerveza bien fria

evangelocos?? q se vayan 3vecesalareberga.

Saludos Denise! tiempales sin saber de botas.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
si vos, motivos para dar pajas, para hablar pajas y para tratar de tener una pinche identidad, que al final, no llega a nada. Saludos vos que ya te vi en las fotos :) ¿cómo va la vida?

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir