Pegamento

1. Una mujer de pantalones rojos y capas de tela como blusa, completamente absorbida por el pegamento se apoya en una ventana. Sus pies imitan una posición de ballet en puntillas. Flota. Su mirada está perdida. Ella sonríe.

2. Dos chavos grises, cabellos endurecidos y el puño cerrado cerca de la nariz se animan a cruzar la calle. Comienzan a caminar, uno tras otro. El segundo se queda a un cuarto del camino, retrae los brazos con miedo. El primero para. Regresa, no parece decir nada, le toca el rostro con dulzura, lo toma de la mano. Caminan, cruzan la calle.

3. Esquina del teatro. Semáforo rojo. Pegamento en mano. Aspiración. Cabeza que se retrae, pupilas dilatadas. Intento de paso. Miedo. Coraje. Pasos. Alto. Rostro que mira los autos que esperan la luz para pasar. Semáforo amarillo. Bocina. Caricia a barba gris smog. Semáforo verde, bocina. Ojos que buscan en los autos. Espera parado en medio de la calle el próximo rojo para caminar. Aspira.

Comentarios

unarevistaliteraria ha dicho que…
Vivir en esta ciudad causa el mismo efecto que aspirar pegamento.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Uy sí... definitivamente
jose lopez ha dicho que…
Esto me recuerda a Tono Flex y al pelón, también a pegamix, los tres ya cruzaron.

Cuando era muy patojito no entendía que era lo que tono Flex llevaba en la bolsita de repente se me imaginaba que eran mocos o gargajos amarillos.


Saludos.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
jeje, yo creía que olían alcohol...

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir