A veces


A veces las cosas se acaban, tristemente se acaban, mueren luego de una agonía escondida, enmascarada en cariños sin substancia. Como hoy que ha muerto una parte importante de mi vida y que me lleva a pensar en este poema de García Lorca que mi madre leía y que queda justo (aunque no haya sido escrito para estas circunstancias) para lo que pasa, para algunas muertes en las que el muerto continúa vivo, sin darse cuenta que hace mucho tiempo está vacío...

Alma ausente

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce tu recuerdo mudo

porque te has muerto para siempre.


No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo

porque te has muerto para siempre.


El otoño vendrá con caracolas,

uva de niebla y montes agrupados,

pero nadie querrá mirar tus ojos

porque te has muerto para siempre.


Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.


No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.

Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.

La madurez insigne de tu conocimiento.

Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.


La tristeza que tuvo tu valiente alegría.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,

un andaluz tan claro, tan rico de aventura.

Yo canto su elegancia con palabras que gimen

y recuerdo una brisa triste por los olivos.

Comentarios

Xarquis ha dicho que…
Me gusta mucho lo ha escrito. Siga.

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1