Las delicias del ego

Ok, ok, he de ser sincera, me gustan los egos, más cuando explotan y se ponen ¡finalmente! a expiar lo que sienten. La explosión de un ego herido, acaba de llegar a mi "moderación de comentarios" ... jeje, me he divertido mucho, no lo publico porque era de mal gusto, como todas las vomitadas de ego, y bueno, porque lo guardaré para mi gavetita de egos heridos y alter egos que se disfrazan de trolls. Ya pasará mi querida anónima, ya pasará, hay que hacerle huevos a las decisiones que uno toma, sino queda como tu comentario, de mal gusto y peor aún, incoherente. Y bueno, me alegra que hayás sacado lo que sentís, reprimir, my dear, te lleva a enfermarte y bueno, por más pendejadas que hagás, no es para tanto, no es para desearte un cáncer por represión de sentimientos, vos sabés a qué me refiero. Así que tranquila, dale, inventate anónimos y seguí siendo de mal gusto. Qué risa.

Comentarios

Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Pos, no, no voy a publicar los numerosos comentarios que han llegado... la cuestión señores y señoras no es la sangre, para eso les recomiendo que compren la Pasión de Cristo.... que tiene toda la violencia, maldad y kilos de sangre que deseen ver. Y ¿el nombre? el nombre no importa, a menos que seamos adolescentes... además se trata de una cuestión de ética básica: no hacer mierda a alguien que en algún momento fue importante en tu vida... c´est tout.

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Algo que decir

Cinco días light: día 1