El loco


Hace muchos años aprendí que el Tarot no es cosa de adivinación, es cosa de filosofía. Cada una de las cartas representa estados de ánimo, momentos de la vida, arquetipos que inevitablemente el ser humano reproduce en sí, o identifica en el otro. Entre todas las cartas, mi favorita es el Loco, la carta 0 o la 21, casi la última de los Arcanos Mayores, la cual se encuentra entre la carta 20 o El Juicio y la carta 22 o El Mundo.

El Juicio, refiere que todo tiene un final, que al mismo tiempo es un inicio, refiere al continuo movimiento en la vida, a la renovación a partir de un momento positivo o negativo. El Juicio previene al humano del estancamiento. La imagen usada en los Tarot tradicionales representa a un hombre, una mujer y un niño rezando frente a una tumba que se abre. La muerte por supuesto es un momento más de la vida, es el inicio de una nueva forma y, el humano sea cual sea su condición, debe afrontar –con duelo e incluso con temor- esa muerte, debe afrontar el cambio. El Juicio por otro lado, representa la letra hebraica Resch, la cual se refiere a la cabeza, y que implica entonces la necesidad de la conciencia para acceder al cambio, que por inevitable que parezca, depende -para su desarrollo posterior- de la racionalización, de la aceptación del humano de la responsabilidad que tiene sobre sus actos y que, necesariamente, le llevó a un momento de aceptar el cambio. De este cambio, del proceso que acompañe su aceptación, depende entonces el resto del camino, El Loco y El Mundo.

El Loco, como comenté anteriormente, es mi carta favorita del Tarot ya que representa movimiento hacia adelante (letra Schin), y representa la sabiduría –quizá no entendida por los demás o por sí mismo, de allí lo de loco- de aceptar el momento en el que toca avanzar. El Loco, que ya pasó por la etapa del Juicio, sabe concientemente lo que sus actuares implica, sabe que puede continuar rechazando las cosas, y seguir metiendo problemas, situaciones y sentimientos en su bolsita, bolsita que representa las pasiones humanas. El Loco ha descansado bajo El Sol (carta 19), lo ha sentido cálido o calcinante, se ha encontrado ya con la inevitabilidad del cambio, de la muerte. El Loco sabe que no hay nada que perder, sabe que aunque el perro le muerda el talón o el bastón que lleva (dependiendo del Tarot), que aunque haya algo que lo jale, que lo quiera retener, debe seguir avanzando. En la bolsa desgastada que lleva El Loco –que le sirve para guardar sus pasiones- la gente no sabe qué lleva, sólo lo sabe él, que en el momento previo, en el momento del Juicio, supo si vaciar o no su contenido, y según esto será su enfrentamiento al Mundo. En la carta, se ve que El Loco avanza hacia la tierra que se abre a sus pies o lo que parece ser un precipicio, la suerte que le espera al atravesarlo depende de haber o no vaciado las pasiones que lleva en su bolsita, mientras más lleve, mientras menos las haya aprendido a dominar o haya cerrado los círculos de éstas, más duro será su camino hacia el Mundo, representado por la letra Thau que al tiempo que significa Seno, significa reciprocidad, mutualidad.

El Loco, que somos todos, se enfrenta entonces a un Mundo que responderá según él responda, según lo que lleve y lo que haya dejado atrás. El Mundo es representado por una mujer rodeada de los cuatro elementos –en alguna de sus representaciones, que bien pueden ser los evangelistas o las figuras de los Arcanos Menores- e inserta en una elipse que representa no solamente el movimiento, si no la unión del bien y el mal, de lo masculino y lo femenino, la humanidad, en fin. El Loco que se interna en este Mundo, seguirá en la búsqueda del equilibrio, de la armonía, cantando la canción de Vicentico: Cuidado, la tierra debajo mío se movió....

Comentarios

The Black Wizard ha dicho que…
leerte a ti es..,. no se tan lindo que no se.. realmente en el poco tiempo que tengo leyendote este es un post que sin duda me encanto, el loco, tantos nos definimos como tal y vos le diste un camino a esa locura a travez de un mazo de tarot, me gusto la parte en donde decis que el loco ya paso el Juicio... exclente vos mis respetos que buen post
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Gracias Black Wizard, creo que la locura al final es comprender, aprender, saber que el mundo es pequeño, que la vida es corta y que lo que queda luego de los juicios y de las decisiones, es seguir, caminar mientras otros quizá opinen que lo mejor es quedarse o -en muchos casos- retroceder, esconderse sin haber aprendido nada del juicio. Todo tiene un fin y el fin es el inicio de la serpiente del infinito, que muta, que cambia y crece... Gracias Loco por pasar por acá... y a seguir caminando/loqueando!
jus ha dicho que…
Avanti! Maravillosa loca :)
La Filistea ha dicho que…
De acuerdo con el Rasputín, leerte ha sido para mí también un escape y una identificación... (you know).

Tengo que releer el post, el loco es interesante, porque dentro de su locura es misterioso nadie sabe lo que guarda en la bolsita, y lo que más me gusta es qeu se enfrenta sin miedo a lo que venga aceptando las responsabilidades.

La unión del mal y el bien, me acordé de mi segundo signo adoptado,Baphomet.En un tiempo quise tatuarmelo, por lo que significa, aunque me hubiera tocado que andar explicando que signfica porque la mayoría de gente cree que es el diablo.

La verdad no se si le agarré la onda, al tema..:)

Saludos Denise!
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Jus: :) :)

Filistea: buen también depende del loco, jeje, el loco es el instinto animal también, así que el loco guarda sus pasiones en la bolsita, sabe que allí las lleva, no siempre se hace responsable, pero bueno, para eso es que se abre el camino y el mundo ante él, para probar su sabiduría... la responabilidad huevos que o la lleva o le cae encima, depende cuando tirás las cartas si el loco te sale al derecho o al revés... son un chingo de ondas.... no tengo internet en la ofi, hablamos luego ;)
PROSÓDICA ha dicho que…
Llevaba tiempos de no leerte,pero aquí vengo con la cola entre las patas jajajaj. Me gusta mucho el tarot, es de mis debilidades diría yo, aunque he tenido poco contacto con él.
Lo qué más me gustó de tu post, es que en ningún momento decis que las cartas ya están echadas del todo para todos (incluso para el loco). Me gustó que dejas claro que, incluso ser el loco, es una decisión, y que esa decisión la tomamos a cada instante.

Lindo tu post. Abrazos
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
Chas gracias vos por pasar por acá, la culpa es compartida jeje, también admito no haberte visitado en un buen tiempo ;) .. y bueno sí, el tarot es maravilloso, a mí me recuerda que somos libres, que podemos decidir y no dejarnos llevar por las pasiones o por el flujo de la vida, sin pensar. Saludines y te visitaré más seguido ;)

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir