Un par más :)

Julio Serrano me envió dos de reseñas cortas sobre Las Flores :

Las Flores novela corta cuya narración es rápida, circular, cuidada con precisión, en detalle, cuya reserva y equilibrio en el tratamiento de los personajes se hace evidente desde la misma construcción de acciones, diálogos, según actúen, según participen, según expresen.

En Las Flores, se siente lo experimental cuando la autora coloca subtítulos al inicio de cada capítulo y sostener el hilo conductor. Acción que puede hacer confundir a propósito al lector y este intervenga preguntándose: ¿novela o cuento?

Su narración es circular, rápida, dictada por el
personaje Madre, quien es la que conduce la trama de la misma novela y convierte al lector según sus propias lecturas o vivencias en el señor obeso, en el cura Eugenio aguardentoso, en la Nena que nos hace sentir compasión, en Maldiva y sus deseos de venganza, en los nenes sin rostro o en el mismo papá de los mismos, y nos hace espectadores de una realidad que en el siglo XXI, se espera ya no suceda...

Las Flores, recuerda Un alma de Dios de Flaubert. Por eso puede gustar o no, cuestión de gustos y elección.


Denise Phé-Funchal con Las Flores, primera novela, hace esperar más producción. Esperando que su creación continúe y que FyG editores siga apoyando a talentos nacionales.



Daniel Alarcón Osorio

La entrada original se encuentra acá en Fantasma ReviuW


Las Flores


La lujuria y la religión se convierten en una mezcla explosiva en cualquier época, en cualquier contexto.

En Las flores, la primera novela de la escritora guatemalteca Denise Phe-Funchal, ambos son el detonante para una historia que se desarrolla en un lugar sin nombre, sin fecha específica, pero que podría ser, como bien afirman, cualquier ciudad latinoamericana, a finales del siglo XIX o principios del XX.

Por sus callejones, plazas, calles empedradas y tras las cortinas de la iglesia se mueven personajes, en su mayoría, sin nombre: el señor obeso, Madre, la Nena, el padre Eugenio, cuyas acciones son determinadas por la necesidad de salvar el estatus dentro de una sociedad en la que reina la doble moral. El conflicto interior y la fatalidad son inevitables.

La novela abunda en detalles que delinean perfectamente un panorama y un ambiente en la mente del lector, y que, contrario a lo que se podría pensar, no entorpecen el recorrido a lo largo de los veinte capítulos que conforman este relato, que llega a nosotros mediante un narrador, también anónimo, constante y omnisciente.

La prosa impecable de Phé-Funchal invita a mantenerse cerca de los movimientos de cada personaje en su camino hacia el final, de la mano de sus conflictos particulares.

Las flores es una buena carta de presentación de una escritora joven que incursiona en las letras guatemaltecas.

Vania Vargas

Se puede encontrar la entrada original acá en Luna Park

Comentarios

Lorena ha dicho que…
Les justes mots, que le dicen :)

Nadie esperaría nada menos de usted, mi queridísima licenciada... ahora tenemos que conseguirte una tu langosta para que pasées por las calles chapinas... así sí vas a parecerte al Tavito F.
Denise Phé-Funchal ha dicho que…
jajajajaja, chas gracias mi licda, digo, digo... doctora ;)

Entradas populares de este blog

Cinco noches de telenovela

Cinco días light: día 1

Algo que decir